jueves, 10 de marzo de 2011

Cómo hacer que la realidad aumentada pase a ser un estándar abierto

Un equipo de Georgia Tech espera facilitar la creación y utilización de aplicaciones de realidad aumentada.

Un equipo de investigadores de Georgia Tech espera hacer que la realidad aumentada (RA) en los teléfonos inteligentes sea más útil mediante el desarrollo de un estándar abierto.

En la actualidad, no existe una forma estándar de crear o renderizar aplicaciones de RA, que se basan en la superposición de información sobre la secuencia de vídeo en directo procedente de la cámara de un teléfono. Empresas como Layar ayudan a los desarrolladores de aplicaciones a crear funciones de RA, pero utilizan tecnologías propias. Eso significa, entre otras cosas, que las distintas aplicaciones de RA podrían ser incapaces de hablar entre ellas o compartir datos. El equipo de Georgia Tech espera que su estándar abierto, una mejora de los protocolos de Internet ya existentes, dará lugar a una forma común mediante la que todos los navegadores Web almacenen, transmitan y manipulen los datos para los servicios de realidad aumentada. Si lo logra, no necesitaríamos una aplicación distinta para cada función de RA en nuestro teléfono—un navegador podría mostrarlas todas.

"Somos las únicas personas que están tratando modificar íntimamente la parte superior de la arquitectura Web," afirma Blair Macintyre, director del Laboratorio de Ambientes Aumentados en Georgia Tech. El estándar desarrollado por su grupo es conocido como KML/HTML Augmented Reality Mobile Architecture, o KHARMA. Combina el Keyhole Markup Language (KML) utilizado por el programa de cartografía Google Earth con el código HTML existente y un puñado de otros protocolos inventados por el equipo de Macintyre. El grupo también ha desarrollado un navegador de referencia—una muestra de la tecnología en acción—llamado Argon.

KHARMA es una evolución de la Web, en lugar de una invención de estándares al por mayor específicamente diseñados para la realidad aumentada. Por el contrario, casi todos los intentos anteriores de crear una plataforma estándar para la realidad aumentada, tanto a nivel académico como comercial, han sido propiedad de una empresa o llevados a cabo por un propósito concreto. Esta diferencia, sostiene Macintyre, podría ser la clave para el éxito de Argon y KHARMA. Argon no es aún de código abierto, aunque una vez que se estabilice, el equipo de Macintyre tiene la voluntad de liberar el código base.

"Mi esperanza es que de aquí a tres años todo lo que hemos hecho repercuta en Webkit [el motor de código abierto que ejecutan los navegadores Safari y Chrome]", señaló Macintyre. "Bromeé en una de las reuniones diciendo que habremos tenido éxito si el proyecto ha desaparecido en tres años".

No a todo el mundo le convence esta visión. Avideh Zakhor, profesora de ingeniería eléctrica en la Universidad de California, en Berkeley, y creadora líder de RA, cree que podría ser prematuro trabajar en los estándares cuando la propia tecnología se encuentra todavía en su infancia. "Para mí, los problemas de investigación siguen abiertos", afirma.

El trabajo de Zakhor se centra en crear experiencias verdaderamente creíbles de realidad aumentada. Ella, junto con su equipo, utiliza algoritmos de reconocimiento de imágenes para perseguir el objetivo final: la imposición perfecta de objetos, superficies, imágenes y texturas sobre la realidad vista a través de un teléfono inteligente o unos cascos. Por ahora, las aplicaciones de RA no reconocen los objetos sino que más bien se limitan a saber dónde están en el mundo, mediante el uso del GPS y la ubicación de las torres de telefonía móvil.

Sin embargo, Argon es un navegador construido teniendo en cuenta la expansión. Su estructura básica debería ser capaz de incorporar el tipo de algoritmos de reconocimiento de imágenes en los que Zakhor está trabajando, asegura Macintyre.

Uno de los posibles obstáculos en la adopción de Argon—que ha frustrado todos los navegadores de realidad aumentada hasta la fecha—es la falta de una "aplicación asesina" (una aplicación determinante, que supere enormemente a las demás) de RA. Sin embargo, al igual que un navegador Web resulta valioso sobre todo por su universalidad—permite el comercio electrónico, el correo electrónico y el consumo de medios de comunicación, además de un centenar de otras funciones—un navegador de RA flexible podría ser mayor que la suma de sus partes.

"Uno de los objetivos de Argon es averiguar cuál es la aplicación asesina para la RA", afirma Hafez Rouzati, desarrollador principal de Argon y estudiante de doctorado en Georgia Tech. "Al lanzar algo como Argon, estamos permitiendo a la gente que nos muestre cuál es esa aplicación. Nuestra propia imaginación tiene un límite".

1 comentario:

  1. Hello,
    Estamos trabajando y entregando proyectos de Realidad Aumentada, pero utilizando un motor no basado en Flash, obteniendo excelentes resultados a nivel gráfico.

    ResponderEliminar