martes, 20 de noviembre de 2012

Una nueva iniciativa de Google multiplica por 100 la velocidad de Internet

El gigante de las búsquedas da un giro radical a su negocio central y comienza a instalar fibra de alta velocidad barrio por barrio.


Mayor ancho de banda: Un técnico de Fibra de Google instala una conexión a Internet en una casa en Kansas City, Missouri (Estados Unidos).
La iniciativa de Google por instalar un servicio de Internet por fibra increíblemente rápido (de un gigabit por segundo) en la ciudad de Kansas (Estados Unidos), a una velocidad 100 veces más rápida que el promedio nacional estadounidense, supone una apuesta nueva y radical para la compañía, y quizá pueda utilizarse como forma poco ortodoxa de reemplazar el cableado en EE.UU.
Por un lado, el proyecto refleja el deseo de Google de seguir desarrollando nuevos negocios, proporcionando a los usuarios velocidades ultrarrápidas para luego ofrecer servicios experimentales como Google TV. Pero si el modelo de negocio de Google para implantar fibra tiene éxito, podría marcar el comienzo de una nueva era para la construcción privada de banda ancha.
En comparación con muchos países, Estados Unidos cuenta con un servicio de Internet lento y desigual. Aunque algunas áreas disfrutan de un servicio muy rápido, en términos generales el país ocupa el puesto número 24 de todo el mundo en cuanto a velocidad y los consumidores disfrutan de un promedio de velocidades de descarga de 11,6 megabits por segundo.
Un servicio asequible y casi dos veces más rápido fue lanzado en un barrio de Kansas City, Missouri, el pasado martes.
En la planificación del despliegue, Google dividió la metrópoli en 202 barrios, y pidió a los residentes y empresas interesados ​​que pagaran 10 dólares (7,8 euros) por preinscribirse en el servicio. Una vez que una cifra significativa se inscribía (entre el 5 y el 25 por ciento en cada barrio, que Google denomina 'fibrabarrios'), y dependiendo de la densidad de población, Google comenzaba la instalación a nivel de calle. Si los vecinos no cumplían con su compromiso de suscripción, perdían los 10 dólares.
El servicio actual es una ganga comparado con muchos servicios que proporcionan velocidades mucho más lentas. El servicio de un gigabit de Internet de Google tiene un precio de 70 dólares (54 euros) al mes. En combinación con un paquete de televisión, el precio sube a 120 dólares (94 euros) y Google está promocionando decididamente ese servicio adicional. Los usuarios suscritos al servicio de televisión obtienen un dispositivo de almacenamiento de dos terabytes para programas grabados y una tableta Android Nexus 7 para usarla como mando a distancia. (Como alternativa económica, se puede contratar Internet a cinco megabits por segundo por una tarifa única de 300 dólares, o 234 euros).
Aunque algunas personas preinscritas han expresado su irritación por tener que esperar a que se les instale el servicio, hasta el momento parece estar funcionando, indica Jenna Wandres, portavoz de Google Fiber. "Estamos muy contentos con la cantidad de personas en Hanover Heights que tienen fibra", señala, refiriéndose al barrio que recibió el servicio el martes.
Algunos veteranos de la industria han expresado su escepticismo y no creen que Google pueda hacer que el proceso de instalación resulte económico. Algunos aseguran que instalar la fibra puede costar entre 850 y 1.250 dólares (663 y 995 euros) por cliente, un precio mucho mayor que la tarifa única de 300 que Google está cobrando por los servicios básicos.
Aunque Google no ha revelado ninguna cifra sobre los costes o el número de abonados, Wandres insiste en que la estrategia es económicamente viable. "Este no es un programa beta o un experimento. La eficiencia es un objetivo muy importante para nosotros a la hora de hacer la instalación en Kansas City. Y la eficiencia puede reducir los costes", señala.
La entrada de las conexiones a Internet de alta velocidad puede ayudar a las empresas locales. Una iniciativa llamada Homes for Hackers está intentando que los propietarios del servicio de fibra de Google en Kansas City proporcionen a varios desarrolladores habitaciones gratis durante tres meses, y varias start-ups locales creen que el servicio atraerá a nuevas empresas.
W. Russell Neuman, profesor de tecnología de medios en la Universidad de Michigan (EE.UU.), señala que los esfuerzos de Google son ciertamente novedosos, pero que se desconoce si podrían cambiar la economía de los servicios de Internet de un día para otro. "Colocar fibra está muy fuera del alcance de lo que Google hace normalmente. ¿Acaso Google sabe algo que Verizon desconoce?", señala.
Grandes empresas de telecomunicaciones como AT&T y Verizon están tomando un camino diferente. Se han centrado en la mejora de servicios en zonas que ya prestan servicio DSL por cable. Verizon ha construido una red de fibra óptica a lo largo de los últimos ocho años, una inversión de 23.000 millones de dólares (17.900 millones de euros) que ha hecho que su nuevo servicio, llamado FiOS, esté al alcance de 18 millones de hogares estadounidenses. A partir de ahí, ha intentado vender sus planes de servicio. "Nuestro modelo de negocio no requiere la construcción de FiOS en áreas en las que no siempre se hayan proporcionado servicios de telefonía fija", indica Bill Kula, portavoz de Verizon.
El enfoque de estos dos gigantes ha hecho que el acceso a Internet de alta velocidad esté disponible para millones de personas. En el caso de Verizon, la compañía generalmente cobra 99 dólares (77 euros) al mes con un contrato de dos años por un servicio de hasta 300 megabits por segundo para descargas y 65 megabits por segundo para cargas. Pero no ha extendido el alcance de la red. "Google Fiber es el enfoque más comunitario hasta la fecha, aunque aún está por ver si resulta sostenible", indica Kula. También habrá que ver si se genera una demanda por parte de los consumidores, así como la necesidad de obtener tales velocidades", añade.
Otro modo de alcanzar velocidades de Internet de un gigabit por segundo es mediante la inversión pública. Chattanooga, en Tennessee (EE.UU.), recibió un impulso de este tipo después de que la compañía eléctrica local consiguiera una subvención de 111 millones de dólares (87 millones de euros) del Departamento de Energía de EE.UU. como parte de los esfuerzos de estímulo federales para construir la red inteligente de la ciudad.
Copyright Technology Review 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada