viernes, 9 de noviembre de 2012

General Motors deja de exportar puestos de TI gracias a los coches computarizados


El fabricante de automóviles de Detroit (Estados Unidos) está recuperando miles de puestos de trabajo de TI, con el objetivo de acelerar la innovación de software.

El departamento de tecnologías de la información (TI) de General Motors (GM) es un ejemplo clarísimo del cambio de estrategia de la compañía tras su quiebra en 2009. Cuando Randy Mott, el nuevo director de información de la empresa, asumió el cargo el pasado mes de febrero, la compañía había estado externalizando su trabajo relacionado con TI, al igual que un sinnúmero de otras corporaciones globales que buscan arrojar costes. Hasta un 90 por ciento de dicho trabajo se estaba haciendo fuera de la empresa.
Durante los próximos años, Mott quiere darle la vuelta a ese porcentaje, y su plan incluye una cantidad de empleos suficiente como para que a cualquier político se le caiga la baba. La compañía, con 210.000 empleados, podría contratar hasta 10.000 personas y tiene previsto abrir cuatro centros de innovación de software en Estados Unidos.
"El modelo de TI externalizada de GM era caro, ineficiente y anticuado", indicó el director general Daniel Akerson al anunciar las ganancias del tercer trimestre a sus inversores la semana pasada. "Todo eso está cambiando, y va a ayudarnos a administrar el negocio con más velocidad y precisión".
El plan podría ser crucial a medida que los coches estén cada vez más informatizados. Y a medida que las empresas de otros sectores creen productos con más software y traten de extraer los datos que recogen, la estrategia de internalización de GM podría extenderse.
En GM, Mott tiene como objetivo ayudar a acelerar la introducción de nuevos automóviles y camiones, así como mejorar la demanda del consumidor en los 30 países donde opera la compañía, indica. "Un entorno externalizado se crea para administrar el coste de algo que deseas mantener igual. Queremos hacer un cambio en ese sentido".
GM se centrará en la automatización de gran parte de la rutina de trabajo y la consolidación de los 23 centros de datos de la empresa en dos mucho más grandes y eficientes. La idea es que una proporción mucho mayor de personal interno, que entienda la industria del automóvil, con el tiempo podría duplicar la velocidad a la que ofrece nuevas aplicaciones de software dentro de su empresa y a otras empresas con las que trabaja. Hoy día, el software está presente en todas las partes del negocio de GM, desde cómo se eligen los componentes de fabricación hasta la forma en que los ingenieros y diseñadores trabajan juntos. El equipo de Mott también está construyendo un 'almacén de datos' global para que los ejecutivos puedan ver y comparar datos de ventas y de mercado interno más detallados, e incorporen mejor las fuentes de información externas, como por ejemplo la que llega desde los medios de comunicación social. "No es que no podamos hacerlo hoy día. Es solo que toma más tiempo y requiere más trabajo", señala.
El profesor de la Escuela de Negocios de Harvard (EE.UU.) Alan MacCormack, experto en la gestión del desarrollo de productos dentro del sector del software, indica que la externalización incluso del desarrollo de software rutinario puede acarrear riesgos para las empresas que busquen la innovación en ese área. Señala que los vehículos de hoy día tienen más potencia de cómputo y software que la misión Apollo original. "Todo el mundo puede crear un buen tren de transmisión. Pero lo que marca la diferencia es lo que pueda llevarse a cabo con el software", señala en relación a los fabricantes de automóviles en general. "Las empresas tienen que tener cuidado de no externalizar las joyas de la corona".
Con un número cada vez mayor de aplicaciones que interactúan con el tablero de instrumentos e incluso la próxima llegada de los coches con autoconducción, el software es claramente cada vez más importante para los coches y camiones. Los nuevos centros de software de GM no trabajarán directamente en ninguna tecnología en vehículos, sino que apoyarían las divisiones que se encargan de hacerlo, asegura Mott.
La directora de prensa de GM, Juli Huston-Rough, indica que la compañía también está trabajando para acelerar la innovación de software mediante la apertura de su sistema OnStar a algunos desarrolladores externos, y centrando sus divisiones de I+D e ingeniería en tendencias emergentes dentro de la automatización de coches y software. La línea Cadillac de GM, por ejemplo, tiene planes para crear un coche con autoconducción en 2015.
Bajo la dirección de Mott, dos centros, que están programados para contratar a 2.000 nuevos trabajadores, han sido anunciados en Detroit y también en Austin, Texas (EE.UU.). Para estos, GM está reclutando tanto a jóvenes graduados universitarios como a profesionales experimentados. Este mes, la compañía también anunció planes para contratar a 3.000 empleados directamente de Hewlett-Packard, que habían trabajado con GM en virtud de un contrato de externalización.
Copyright Technology Review 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada