martes, 2 de julio de 2013

Nike también es una empresa de tecnología


PORTLAND, Oregon—En un loft en esta ciudad, Nike Inc. NKE +0.37% se está embarcando en un experimento que, según estima, será cada vez más crucial para su negocio: motivar a los desarrolladores para que creen aplicaciones para FuelBand, su pulsera que mide la actividad física.
Nike le ha proporcionado a un grupo selecto de desarrolladores terabytes de datos de sus clientes que usan la pulsera digital. El fabricante espera que el conjunto de datos —que incluye desde la duración promedio de una carrera (35 minutos) hasta qué tan energéticos son los residentes de ciertas ciudades— conduzca a la creación de aplicaciones que transformen a la FuelBand en un producto indispensable. "Mientras más usos tenga, la FuelBand se volverá algo que usted nunca se quitará", apuntó en una entrevista Stefan Olander, el jefe de deporte digital de Nike.
Nike
Diez empresas pasaron tres meses estudiando los datos de los usuarios de Nike para crear aplicaciones para FuelBand.
La operación de compartir datos de Nike es parte de una transición más amplia del gigante de indumentaria deportiva de Beaverton, Oregon, para pensar cómo una empresa tecnológica. Nike, que el año pasado facturó cerca de US$24.000 millones, ya no puede limitarse a fabricar calzado y ropa deportiva, subrayó Olander, sino que también debe desarrollar tecnología para conectarse mejor con clientes que están pendientes de a sus smartphones y participan en las redes sociales.
Resta por verse si Nike puede prosperar en el ámbito de la tecnología. La empresa tiene un historial de altibajos con los aparatos, que se remonta a un aparatoso monitor para correr que debutó en los 80 con resultados mediocres.
La FuelBand, que Nike lanzó a principios del año pasado, también tiene una serie de competidores. Empresas nuevas como Fitbit Inc. y Jawbone Inc., que crean productos similares para monitorear el estado físico, ya comparten información de sus usuarios con desarrolladores de aplicaciones, y gigantes tecnológicos de la talla de Apple Inc. AAPL +2.15% y Google Inc. GOOG +0.13% están surgiendo como posibles rivales al trabajar en sus propias tecnologías que se pueden usar en el cuerpo.
La FuelBand, una pulsera que en Estados Unidos cuesta US$149, busca ayudar a las personas a controlar sus hábitos físicos cotidianos mediante un sensor de movimiento integrado que mide su actividad. La pulsera premia con puntos a los usuarios según su nivel de actividad.
Diez nuevas compañías asistieron a un curso intensivo de tres meses dirigido por Nike y TechStars, un grupo de inversionistas que otorgó US$20.000 y orientación a cada startup. Las compañías viajarán el jueves a San Francisco para presentar sus proyectos a inversionistas y hablar sobre cómo interactúan con FuelBand. Una de ellas es GeoPalz, que apunta a motivar a los niños a hacer ejercicio al monitorear sus esfuerzos y otorgar puntos que se pueden canjear por un regalo aprobado por los padres. Otra es GoRecess, que ayuda a las personas a encontrar clases de ejercicio cercanas y permite seleccionarlas en base a cuantos puntos pueden obtener.
Los analistas indican que el intento de Nike por motivar a los desarrolladores a crear software para FuelBand imita el exitoso ejemplo de Apple al establecer su App Store, que comenzó como una plataforma para alentar programas para los dispositivos móviles de Apple y que, con el paso del tiempo, se transformó en un negocio de US$25.000 millones.
"El iPhone prosperó porque la gente desarrolló aplicaciones estupendas", indicó Greg Gottesman, director gerente de Madrona Venture GroupLLTP +9.09% una firma de capital riesgo en Seattle, y un mentor del programa de Nike. "Nike será más exitoso si tiene su propia plataforma, en lugar de ofrecer solamente un producto".
Algunos advierten que Nike no ha logrado innovar lo suficientemente rápido en el pasado en el negocio de los electrónicos de consumo. Nike empezó a incursionar en tecnología en los 80, con el lanzamiento de su Nike Monitor, un podómetro que se usaba en la cintura. El fabricante lo retiró del mercado después de dos años ante la escasa demanda. Aunque la empresa siguió lanzando electrónicos, estos eran creados por la misma división que fabricaba bates de béisbol y pelotas de tenis.
En 2006, Nike se abocó a trabajar con Apple, cuyo director operativo de entonces, Tim Cook, se había unido a su junta directiva. Las empresas crearon Nike Plus, un dispositivo que permitía a los corredores monitorear su desempeño y recibir orientación digital a través de un chip inalámbrico, que se sincronizaba con un iPod. El dispositivo atrajo 1,8 millones de usuarios para 2009, pero Nike se demoró en lanzar nuevas versiones.
"¿Somos una empresa tradicional de tecnología? No, pero estamos encontrando un lugar en donde la tecnología juega un papel relevante en aportar innovación a cada atleta en el mundo", dijo Olander.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada